2.1 Visión general

de los resultados del Marco de Cooperación 2016-2020

El Marco de Cooperación entre Naciones Unidas y Uruguay 2016-2020 se formuló al mismo tiempo que se discutía y acordaba a nivel mundial la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible. Esto permitió definir las tres áreas de prioridad del Marco como una contribución directa al logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) en el país.
 
Los tres Informes Nacionales Voluntarios que preparó Uruguay durante este ciclo son un buen indicador del interés y compromiso que suscitó la Agenda 2030 en el gobierno y la sociedad civil, desde el inicio.

Pero la estrategia nacional de apropiación fue mucho más allá que los temas de medición y diagnóstico: se pusieron en marcha procesos de diálogo y sensibilización, de capacitación, de planificación, de costeo y presupuestación, así como de localización de los ODS en el territorio. Se trabajó con los distintos poderes del Estado y niveles de gobierno, con la sociedad civil, la academia y el mundo de la empresa. Sobre todo, se consultó a la ciudadanía y se invitó a la juventud a proponer soluciones basadas en el nuevo paradigma de desarrollo que promulga la Agenda 2030.

Una cartera programática para acelerar los ODS

En el 2020 la cartera programática de Naciones Unidas en Uruguay incluyó más de 120 proyectos directamente vinculados a uno u otro de los 17 ODS.

Como se puede apreciar en los gráficos de más abajo:

El 48% de los programas corresponden a la primera prioridad del Marco de Cooperación, el área de “Desarrollo Sostenible con innovación,” bajo la cual se desarrollan acciones en temas de medioambiente, innovación, promoción de la competitividad y trabajo decente. 

Un 28% de las iniciativas corresponde a la segunda prioridad, el área de “Desarrollo Social inclusivo e igualitario” que incluye proyectos que refieren a la superación de vulnerabilidades, la promoción de la inclusión social y la reducción de desigualdades, así como a la formación de capacidades de las personas a través de políticas y programas sociales (de salud, educación, de infancia, adolescencia y juventud, de empleo, de capacitación laboral, etc.). 

El resto de las iniciativas implementadas corresponden a la tercera prioridad, el área de “Desarrollo democrático basado en la calidad institucional, la descentralización política y ejercicio de derechos,” dirigida a fortalecer las capacidades del Estado para la generación de información, la planificación estratégica y el diseño de políticas públicas, así como a promover la transparencia de la gestión pública, la descentralización política y la participación ciudadana. Esta tercera área incluye también iniciativas vinculadas a fortalecer los instrumentos de seguimiento de los derechos humanos, promover la participación política de las mujeres y la igualdad de género y a prevenir la violencia basada en género y contra los niños.

Proyectos, líneas de acción y actividades programáticas implementadas por las Agencias de Naciones Unidas en Uruguay en 2020

Fuente: OCR en base a información del UNCT.

ODS a los que contribuyen los proyectos, líneas de acción e iniciativas implementadas por las Agencias de NNUU en Uruguay en 2020

Las siguientes secciones dan cuenta detallada de los resultados alcanzados por las agencias, fondos y programas en el 2020 y describen, en particular, la respuesta de Naciones Unidas a la pandemia de COVID-19 en Uruguay.

SABÍAS QUÉ:

En su discurso ante la Asamblea General de Naciones Unidas en septiembre de 2020, el Presidente Lacalle Pou reafirmó, cinco años después de su adopción, el compromiso de Uruguay con los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Y en diciembre, durante la Cumbre de la Ambición Climática, Uruguay se unió al grupo de países que se han comprometido a alcanzar las cero emisiones netas de carbono para el 2050.

Contribuciones a lo largo del ciclo de políticas públicas

La cooperación que Naciones Unidas brinda a un país debe estar en consonancia con las características de su economía, sociedad e instituciones. En Uruguay, el análisis de los resultados alcanzados estos últimos años nos permite advertir que la cooperación de Naciones Unidas se concentra efectivamente en cuatro estadios del ciclo de las políticas públicas: 

A. abogacía y generación de conocimiento que permite priorizar temas en la agenda de debate público (campañas de sensibilización, producción de estudios, organización de procesos de diálogo);


B. asistencia técnica para el diseño de políticas (elaboración de propuestas de reformas, documentos de política, elaboración de protocolos de intervención, guías, experiencia internacional, etc.);


C. apoyo al desarrollo de las capacidades nacionales (capacitación de recursos profesionales, incentivo a innovaciones en el territorio, diseño de sistemas de información, etc.);


D. en su función normativa, apoyo al Estado en la participación de Uruguay en acuerdos globales y en el seguimiento de la aplicación en el país de convenciones y otros instrumentos internacionales de derechos humanos, medio ambiente, trabajo a los que el país ha adherido.

La identificación de estos cuatro tipos de contribución permite reflexionar sobre las modalidades de apoyo que Naciones Unidas en Uruguay podría y debería brindar en los próximos años considerando las características de Uruguay y los desafíos o retos estructurales que aún debe superar hacia el desarrollo sostenible.
 

Los activos de Naciones Unidas en Uruguay

En este sentido, es importante resaltar que, si bien la cartera programática de las agencias es un activo fundamental para el trabajo de Naciones Unidas, no es el único. En Uruguay, Naciones Unidas cuenta con: 
 

  • un importante mandato normativo, sostenido en estándares internacionales y acuerdos globales;

  • una voz, y una responsabilidad de abogar por y comunicar sus posturas a la ciudadanía;

  • imparcialidad y poder de convocatoria para invitar al dialogo;

  • datos, evidencia y análisis generado localmente por sus expertos en el país o a través de su red global de conocimiento.

Graficos-11.png
No dejar a nadie atrás en tiempos de COVID-19

Con la llegada de la pandemia a Uruguay, y por primera vez en mucho tiempo, algunas de las agencias de Naciones Unidas tuvieron que reactivar un mandato de protección, en apoyo a poblaciones vulnerables, que hacía tiempo que no era parte de nuestro trabajo en el país. Si queríamos ser fieles al principio de ‘no dejar a nadie atrás’, nuestro trabajo en Uruguay debía compatibilizar la asesoría y la incidencia en la política pública al más alto nivel con la provisión de servicios básicos a migrantes, refugiados y familias carenciadas.

SABÍAS QUÉ:

Durante la implementación del Marco de Cooperación 2016-2020, las agencias de Naciones Unidas han:

• acompañado a Uruguay en su proceso de ratificación de 10 acuerdos, convenios y protocolos internacionales;

• producido más de 70 productos del conocimiento y 50 guías y protocolos de actuación en temas variados de interés nacional y social (salud, economía, seguridad social, infancia y alimentación, además de derechos humanos y género);

• realizado más de 50 campañas comunicacionales, sobre varios aspectos de índole social y del desarrollo del país (alimentación, salud sexual y reproductiva, género, derechos humanos, reciclaje, trabajo seguro, noticias falsas o cuidado del medio ambiente), así como sobre diversos aspectos de la pandemia del COVID-19.

SABÍAS QUÉ:

Naciones Unidas se ha posicionado públicamente frente a diversos temas de actualidad y discusión en la sociedad uruguaya, como contra la violencia de género, en pos de los derechos de las personas con discapacidad o el colectivo LGBTI y por el acceso a la justicia, tanto de menores como adultos.

SABÍAS QUÉ:

Naciones Unidas ha sido un socio clave en la cooperación técnica para que Uruguay cumpla con los estándares internacionales en derechos humanos, medio ambientales y laborales, entre otros, e implemente una agenda de políticas públicas que garanticen los derechos de todas y todos los habitantes.