Mapa de situación COVID-19 al 31 de diciembre del 2020 en los departamentos del país, según el Índice de Harvard

Fuente: SINAE

2.3-01.jpg
2.3-02.jpg
Indicadores clave sobre el manejo de la pandemia de COVID-19 en Uruguay y sus impactos económicos y sociales (datos epidemiológicos entre 13 de marzo -declaración de la emergencia sanitaria- y 31 de diciembre de 2020)

Fuente: OCR en base a información del SINAE, BCU e INE

Indicadores epidemiológicos [totales acumulados entre 13/03 -declaración de emergencia sanitaria por la pandemia- y 31/12]
2.3-03.jpg
2.3-04.jpg
2.3-05.jpg
2.3-06.jpg
Indicadores de la respuesta del Gobierno al COVID-19 e impactos económicos y sociales de la pandemia
2.3-07.jpg
2.3-08.jpg
2.3-10.jpg
2.3-09.jpg

Luego de la confirmación a comienzos de marzo de 2020 de los primeros casos positivos de COVID-19 en Uruguay, Naciones Unidas reorientó rápidamente sus programas y recursos para poder contribuir a la respuesta nacional a la pandemia, tanto en el plano sanitario, como en la contención de sus impactos socioeconómicos.

Siguiendo el mandato del Secretario General, el equipo de Naciones Unidas en Uruguay preparó un plan de respuesta “COVID-19 en Uruguay: respuesta socioeconómica y plan de acción”, en línea con el marco que se acordó a nivel global para la respuesta de Naciones Unidas en todos los países “A UN framework for the immediate socio-economic response to COVID-19” y sus cinco pilares.

2.3-12.jpg
2.3-13.jpg
2.3-11.jpg
La respuesta inmediata de Naciones Unidas en Uruguay se concentró en cuatro áreas principales: 

A. Apoyo al sistema de salud y de emergencias mediante la provisión de servicios, insumos y asistencia técnica para enfrentar la pandemia.

B. Atención a las poblaciones más vulnerables a los impactos del COVID-19.

C. Producción de materiales de comunicación y capacitación de profesionales de la comunicación tanto de instituciones púbicas como organizaciones sociales para prevenir la diseminación de la pandemia.


D. Generación de información, datos y análisis como insumo para el diseño de políticas (económicas, laborales, sanitarias y sociales) para la recuperación postcrisis

Apoyo al sistema de salud y de emergencias mediante la provisión de servicios, insumos y asistencia técnica

Con relación al apoyo al Ministerio de Salud Pública (MSP) y al Sistema Nacional de Atención a Emergencias (SINAE) corresponde resaltar que: 

 OPS/OMS dio asistencia técnica directa a las máximas autoridades del MSP y el SINAE en el diseño del Plan Nacional de Contingencia COVID-19 y participó en el Comité de Gestión de Crisis; 

 OPS/OMS donó una suma equivalente a US$ 550.000 entre equipamientos y servicios (incluyendo US$ 208.411 para insumos destinados a ASSE). Algunos ejemplos de esta cooperación son:
 
• el apoyo a la producción local de 23.000 máscaras de protección facial
• la donación de 40.000 métodos de testeo rápido, a fin de agilizar los diagnósticos de COVID-19 
• la facilitación de la compra por parte del Estado uruguayo de medios de diagnóstico a través del Fondo Rotatorio de la OPS
• la adquisición de insumos y equipamiento médico complementario a la reserva de contingencia
 

 El PNUD adquirió 45 ventiladores (35 ventiladores VG70, 10 ventiladores 510s) por un monto de U$S 1.075.000, así como de tres ambulancias con cardio-desfibriladores tipo 1 y 2, electrocardiógrafos y respiradores; 

 ACNUR, PNUD, UNFPA y UNICEF adquirieron y donaron insumos y equipamiento (ventiladores, respiradores, ecógrafos, monitores de signos vitales y materiales de protección personal como máscaras, batas, guantes, kits diagnósticos, e hisopos; 
 

 ONUDI apoyó al MIEM y la ANII en la producción de respiradores artificiales; 

 OPS/OMS apoyó en la capacitación y actualización de los recursos humanos del sistema de salud.

SABÍAS QUÉ:

El PNUD dio asistencia para la adaptación del Monitor Integral de Riesgo y Afectaciones (MIRA) del SINAE –concebido originalmente con un apoyo del PNUD para la gestión de la respuesta a emergencias– a las necesidades de un contexto de pandemia. Los nuevos módulos de esta herramienta permitieron a los tomadores de decisión contar con insumos de información clave para la gestión de la pandemia y ofrecer información exhaustiva, rigurosa, transparente y en tiempo real a toda la sociedad. Se trata de una buena práctica que puede ser compartida con otros países de la región y replicada en otros contextos, tarea para la cual se está recibiendo apoyo de la Oficina de Naciones Unidas para la Reducción de Riesgos de Desastre

WhatsApp%20Image%202021-04-21%20at%2010.

Con respecto al trabajo con las poblaciones más vulnerables, corresponde destacar que:

UNICEF y UNFPA dieron apoyo psicosocial (kits para niños y  materiales para educadores  ) a los Centros del INAU de atención de 24hs, materiales para prevenir la violencia infantil en apoyo al Sistema Integral de Protección a la Infancia y a la Adolescencia contra la Violencia (SIPIAV), y materiales socioeducativos en apoyo al Plan CEIBAL; UNICEF ayudó a implementar sistemas de monitoreo remoto de la situación de los niños/adolescentes institucionalizados, del cumplimiento de los protocolos sanitarios en estos centros y del mantenimiento de los vínculos entre los niños/adolescentes y sus familias.

 

OIM y ACNUR apoyaron a migrantes y personas refugiadas facilitando su acceso a la alimentación, los servicios de salud, el alojamiento y los mecanismos de repatriación, garantizando su protección y promoviendo su integración socio económica;

OIM junto a UNICEF, apoyó a las instituciones de gobierno para ofrecer un servicio integral de atención a las familias migrantes con niñas, niños y adolescentes (aproximadamente, 12.000 mil consultas de asistencia al respecto del proceso de regularización en el país, asesoramiento para la integración en el mercado laboral y atención psicosocial; 8.000 mil entregas de alimentos, elementos de abrigo e higiene y transporte; 700 asistencias para alojamiento y apoyo a personas varadas; 

 

El UNFPA dio apoyo a la Secretaría de la Diversidad de la Intendencia de Montevideo para la implementación de un albergue transitorio durante cuatro meses orientado a las personas LGBTI en situación de vulnerabilidad habitacional, en particular migrantes, personas trans y personas con VIH, junto a un dispositivo de apoyo psicosocial para el fortalecimiento personal y la integración social de estas personas; 

 

ONU Mujeres y el UNFPA proveyeron a las mujeres privadas de libertad con 650 kits de higiene y materiales accesibles sobre COVID-19 y violencia de género, respondiendo a la solicitud de la Mesa de Trabajo sobre Mujeres Privadas de Libertad integrada por organizaciones de la sociedad civil y el gobierno;

 

OPS/OMS, en coordinación con la Cruz Roja distribuyó kits de higiene y capacitación al personal en residenciales de adultos mayores;

 

El PNUD instaló infraestructura sanitaria en centros de reclusión, entregó insumos de aseo personal y equipos para la fabricación de mascarillas (máquinas de coser, planchas y mesas) en apoyo al Instituto Nacional de Rehabilitación y en coordinación con el Comisionado Penitenciario Parlamentario; 

En conjunto con el Área de Ruralidad del Ministerio de Desarrollo Social, se apoyó la producción hortícola intensiva para la generación de empleo, producción de alimentos y dinamización de las economías locales y a través del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca se apoyó a pescadores artesanales.

2.3.2-01.jpg
2.3.2-02.jpg

Asimismo, UNESCO y UNICEF brindaron apoyo al sistema educativo con acciones de formación para los docentes, sistematización de buenas prácticas, materiales didácticos, guías y otros recursos en apoyo a las estrategias implementadas por las instituciones educativas para asegurar la continuidad del año lectivo y la combinación de educación remota a través de las plataformas digitales y enseñanza presencial.

 

Algunos de estos recursos incluyen:

Atención a las poblaciones más vulnerables a los impactos del COVID-19

SABÍAS QUÉ:

En el cuarto trimestre de 2020, con el apoyo de Fondo de Respuesta y Recuperación del COVID-19 establecido por el Secretario General de Naciones Unidas, se inició el proyecto Fortalecimiento de la respuesta socioeconómica con una perspectiva generacional y de género a partir de la promoción y análisis de políticas basadas en evidencia, con un presupuesto de US$ 850.000. Liderado por ONU Mujeres y en alianza con el PNUD, el UNFPA y UNICEF, este proyecto conjunto contribuirá al establecimiento de un nuevo piso básico de protección para el 2021 que permita llegar a las personas en situación de mayor vulnerabilidad (particularmente a familias con mujeres jefas de hogar y a las mujeres que trabajan en el sector informal). Asimismo, permitirá generar insumos de información y análisis para mejorar la capacidad de las políticas de protección social para focalizar los programas y servicios en los grupos de población más vulnerables en el contexto COVID-19 así como asegurar la continuidad educativa y evitar la deserción de los niños, niñas y adolescentes más vulnerables.

Producción de materiales de comunicación y capacitación de profesionales de la comunicación tanto de instituciones púbicas como organizaciones sociales para prevenir la diseminación de la pandemia

Naciones Unidas desplegó un amplio esfuerzo comunicacional, entre el que destacan las siguientes iniciativas:
 

OPS/OMS brindó apoyo permanente a las autoridades de gobierno en la implementación de la estrategia comunicacional del “Plan Nacional Coronavirus” liderado por Presidencia de la República y el Ministerio de Salud Pública;

 

ONUSIDA produjo materiales sobre VIH y COVID-19 y guías para profesionales de salud sobre derechos humanos, VIH y COVID-19; 

 

El PNUD y la UNESCO realizaron un curso on-line masivo para periodistas con el fin de fortalecer sus capacidades con relación al tratamiento del COVID-19; 

 

UNICEF produjo materiales y campañas masivas para la divulgación de medidas para prevenir el COVID-19 dirigidas a niños y niñas, así como herramientas dirigidas a mantener un clima de convivencia más favorable en el hogar; 

 

ONU Mujeres, UNFPA y PS/OMS produjeron materiales accesibles para personas con discapacidad, con información relevante sobre la prevención del COVID-19, y sus derechos.

2.3.3-01.jpg
2.3.3-02.jpg

Generación de información, datos y análisis como insumo para el diseño de políticas (económicas, laborales, sanitarias y sociales) para la recuperación postcrisis

En cuanto a este eje se debe subrayar que:
 

 El PNUD apoyó la creación de la Usina de Percepción Ciudadana a través de la cual se desarrolló una encuesta panel a través de una aplicación de celular (Instituto de Estadística de la Universidad de la República) para monitorear en tiempo real los impactos de la crisis en el bienestar multidimensional. La Usina ha seguido generando análisis sobre la opinión ciudadana en una serie de temas de interés, incluida la postura de la ciudadanía frente a la vacunación;

 

 ONU Mujeres y Unicef realizaron una  encuesta a hogares sobre el uso del tiempo   y los efectos de la crisis en la carga de trabajo/cuidados de las mujeres, la convivencia intrafamiliar y la violencia hacia mujeres y niños; 

 

 FAO dio asistencia técnica al Instituto Nacional de Alimentación para optimizar el uso de las transferencias condicionadas (Tarjeta Uruguay Social y canastas), a fin de garantizar la seguridad alimentaria y nutricional de los sectores más vulnerables frente a la crisis; 

 

 La Cepal, OIT, PNUD, PNUMA y ONU Mujeres realizaron documentos de política, observatorios y estudios sobre los impactos del COVID-19 y las políticas para la recuperación; 

 

 OPS/OMS facilitó la participación de Uruguay en el proyecto Global SOLIDARITY para pruebas aleatorias en doble ciego de drogas activas contra el COVID-19.

2.3.3-05.jpg
2.3.3-04.jpg
2.3.3-03.jpg
0064 © UNICEF-UY2012-La Rosa_LR.jpg

Dos temas tomaron particular prevalencia en el trabajo analítico de Naciones Unidas durante la pandemia: visibilizar el impacto diferencial de la pandemia sobre mujeres y varones y prevenir y enfrentar la violencia intrafamiliar

En 2020, con el liderazgo de ONU Mujeres, Naciones Unidas quiso evidenciar el impacto diferencial de la pandemia sobre mujeres y varones, y en particular el aumento de las situaciones de violencia hacia las mujeres que generó el confinamiento de las familias en los hogares. Para ello se desarrolló una serie de  webinars  para abordar este tema convocando a representantes del gobierno, las organizaciones de la sociedad civil e instituciones académicas, abordando en particular el impacto de la pandemia sobre la inserción laboral de las mujeres, la  distribución intrafamiliar de los cuidados   y la violencia de género. Estas acciones permitieron llamar la atención de los tomadores de decisión sobre la necesidad de reforzar las políticas y servicios destinados a prevenir la violencia hacia las mujeres y cómo incorporar a las mujeres y la igualdad de género en la respuesta al contexto de COVID-19. 

Con el objetivo de prevenir y enfrentar la violencia intrafamiliar hacia niñas, niños y adolescentes, también en el contexto de la pandemia, UNICEF diseñó e implementó campañas de comunicación y paquetes de herramientas para las familias buscando prevenir situaciones de riesgo. Como parte de esta estrategia, UNICEF creó una sección específica en su website con información sobre COVID-19, así como materiales y guías, que permitiesen a las familias y la población en general enfrentar de mejor modo la pandemia y asegurar entornos familiares protectores para los niños. Estos recursos elaborados por UNICEF fueron incorporados por el  SINAE como parte de su set de materiales  para proteger a las poblaciones más vulnerables frente a la pandemia.

SABÍAS QUÉ:

A finales del 2020 se consensuó la puesta en marcha de la Red de investigación en ciencias sociales para enfrentar las secuelas de la pandemia (RISEP). Esta iniciativa liderada por la Academia Nacional de Ciencias de Uruguay, el Consejo Nacional de Investigación en Ciencia y Tecnología, y las Naciones Unidas tiene por objetivo principal coordinar la producción de información, análisis e investigación sobre el impacto económico y social de la pandemia del COVID-19 en Uruguay, promoviendo la investigación y la elaboración de propuestas de política pública. La Red ha convocado a todas las universidades, y centro de investigación en ciencias sociales del país y ha constituido tres grupos de trabajo liderados por investigadores destacados que están revisando la producción existente alrededor de los temas de poblaciones vulnerables, desarrollo sostenible y mercado laboral y pequeñas y medianas empresas.

risep.JPG

Recursos para la respuesta al COVID-19

Con relación a la movilización de fondos para apoyar la respuesta nacional al COVID-19, tanto las acciones impulsadas por el gobierno en el sector salud como en el campo de las políticas sociales sectoriales de alcance universal (educación, protección laboral y seguridad social) y los programas de protección a las poblaciones más vulnerables (transferencias no contributivas), corresponde destacar el esfuerzo que realizaron todas las agencias de Naciones Unidas a partir de la segunda semana de marzo de 2020. 


A través de la recepción de nuevos fondos desde las sedes de algunas de las agencias para apoyar la acción de sus oficinas en Uruguay (PNUD, OIM, ACNUR, UNICEF, OPS/OMS, ONU Mujeres) como de la reprogramación que estas hicieron de fondos que habían sido planificados a comienzos del año 2020 para otros fines, y de la obtención de nuevos recursos aplicando a fondos conjuntos de Naciones Unidas para apoyar en los países la respuesta a la pandemia, así como a fondos verticales globales, las agencias de Naciones Unidas en Uruguay lograron movilizar casi US$10 millones de dólares a lo largo del año. 
 

Fondos movilizados por Naciones Unidas en Uruguay, en apoyo a la Respuesta Nacional al COVID-19 (en US$)

Fuente: OCR/UNCT

Como se puede apreciar en el gráfico, más de la mitad  de esos recursos (54%) estuvieron dirigidos a medidas de protección social y provisión de servicios básicos, incluyendo ayuda directa para la protección de poblaciones vulnerables (el segundo pilar de la respuesta global al COVID-19 lanzada por el Secretario General), una quinta parte estuvo dirigida a medidas de apoyo al sistema de salud (primer pilar del plan), en tanto 15% fueron orientados a apoyar la reactivación económica, la creación de empleo y la actividad de las pequeñas empresas (tercer pilar) y el 11% restante a brindar asistencia y apoyo a las medidas de cohesión social.