2.6  Evaluaciones 

y lecciones aprendidas

En los primeros tres meses de 2020 fue realizada la evaluación final e independiente del Marco de Cooperación 2016-2020. Esta evaluación se basó en un relevamiento de información cuantitativa y cualitativa sobre la ejecución y los resultados del Marco. Con respecto a la primera dimensión, se examinaron la ejecución financiera y los resultados alcanzados a través de la cartera de proyectos de las agencias, así como los indicadores de resultado y de impacto incluidos en la matriz de monitoreo y evaluación del Marco. Con respecto a la dimensión cualitativa, fueron realizadas entrevistas a informantes calificados que permitieron recabar opiniones, juicios y valoraciones de las contrapartes del sector público (gobierno nacional, gobiernos subnacionales y otros poderes del Estado) y la sociedad civil sobre la cooperación brindada durante el período por Naciones Unidas, así como sobre su contribución a los resultados de desarrollo nacional. Los resultados de esta evaluación externa constituyeron insumos clave en el proceso de formulación del nuevo Marco de Cooperación 2021-2025.

2.6-01.jpg

También, como parte del proceso de evaluación del anterior ciclo de cooperación, fue finalizada en febrero de 2020 una revisión elaborada conjuntamente por Naciones Unidas y el gobierno (Agencia Uruguaya de Cooperación, Oficina de Planeamiento y Presupuesto, y Cancillería) de la implementación del Marco 2016-2020. Este ejercicio de revisión permitió por primera vez dentro del ciclo de cooperación compendiar información relevante sobre la cartera de proyectos de Naciones Unidas durante el período 2016-2020: objetivos, contenidos y resultados alcanzados por los proyectos e iniciativas programáticas (más de 170 relevadas para todo el período), recursos movilizados durante el ciclo desagregados por agencias y fuentes de financiación (recursos regulares, otros recursos no reembolsables y recursos de gobierno canalizados a través de las agencias en proyectos de cooperación) y grado de avance hacia los resultados del Marco según su matriz de monitoreo y evaluación (más de cincuenta indicadores con información desagregada por entre 2016 y 2020). 

2.6-02.jpg

Ambos documentos contribuyen sobremanera a los esfuerzos de transparencia, dentro de Naciones Unidas y con el gobierno nacional, habiendo generado una gran cantidad de información, que no había sido consolidada previamente, y que fue clave en la toma de contacto con el gobierno cuando éste asumió en marzo del 2020.  

Algunas reflexiones que nos gustaría destacar que surgen del trabajo realizado durante el año 2020:

2.61-05.png
  • En primer lugar, Naciones Unidas tuvo la capacidad de reaccionar rápidamente ante la llegada del COVID-19, brindando apoyo al país (al gobierno, a las organizaciones de la sociedad civil y al sector privado) en su respuesta a la pandemia. Naciones Unidas pudo, como ya se mostró en la sección 2.3, movilizar casi diez millones de dólares entre nuevos recursos recibidos desde las sedes de varias agencias, recursos reprogramados a nivel local y nuevos recursos obtenidos de fondos conjuntos y verticales tras la presentación y aprobación de propuestas de proyecto formuladas por las agencias.  

2.61-04.png
  • En segundo lugar, el 2020 supuso un doble desafío para Naciones Unidas en Uruguay, ya que tuvimos que formular un Análisis Común de País y un nuevo Marco de Cooperación (con los nuevos y más exigentes estándares planteados en la reforma del sistema de desarrollo de Naciones Unidas), al mismo tiempo que preparábamos un Plan de apoyo a la Respuesta Socioeconómica al COVID 2020-2021 (SERP). Tuvimos que hacer todo esto, además, con un gobierno que asumió en marzo del 2020, dos semanas antes de los primeros casos de contagio, y con quien recién estábamos conociéndonos. Aun así, entre junio y agosto, Naciones Unidas junto a la Agencia Uruguaya de Cooperación Internacional pudo convocar a más de cincuenta autoridades de gobierno de alto nivel (desde el Presidente y Vicepresidenta de la República, pasando por Ministros/as y viceministros, a directores/as de ministerios y otras agencias del Estado) y a más de cincuenta representantes y técnicos de agencias a cinco reuniones presenciales/virtuales para priorizar los objetivos del nuevo Marco de Cooperación, además de una consulta online y reuniones virtuales con representantes de la sociedad civil. De este doble proceso de planificación, surge como lección aprendida la necesidad de articular de manera más eficiente los procesos de planificación que se desarrollan a nivel de los países para maximizar sinergias, evitar duplicaciones y hacer un uso más efectivo y eficiente de los recursos humanos y de la capacidad de convocatoria de Naciones Unidas. En este sentido, los objetivos del SERP han sido integrados al nuevo Marco de Cooperación 2021-2025 y serán parte de los planes de trabajo de los grupos de resultados interagenciales. Este proceso de convergencia se completará en el primer trimestre de 2021.

2.61-03.png
  • Finalmente, la formulación y aprobación de dos proyectos presentados a las ventanas sobre financiación de ODS del Joint SDG Fund, sumando a las principales agencias de gobierno del área económica y de cooperación (Oficina de Planeamiento y Presupuesto, Ministerio de Economía y Finanzas, Banco Central de Uruguay y la Agencia Uruguaya de Cooperación Internacional), a la banca privada, a las instituciones financieras internacionales, a la academia y a las empresas, fue una experiencia que ha dejado grandes aprendizajes y va a informar la construcción de alianzas a futuro. Esta experiencia demuestra que hay un rol para Naciones Unidas, que es reconocida como un actor clave en el país para impulsar una agenda innovadora de financiación del desarrollo, y que sigue teniendo capacidad de convocatoria público-privada, facilitando procesos de co-construcción con actores e intereses múltiples.